Enter your search terms:
 

Animus es una cooperativa de trabajo

¡Qué gran momento! Ahora podemos decirlo con todas las letras, somos una cooperativa.

Esta semana la oficina de Dirección de Cooperativas y Mutuales – Delegación Zona Andina nos entregó los papeles provenientes del INAES, en los que se acredita formalmente que podemos funcionar como una coop. Esto nos convierte en la primera Cooperativa de software en Bariloche y la segunda en Río Negro. Pero sobre todo nos abre un mundo de redes de trabajo mancomunado con otras cooperativas de tecnología y con nuestra comunidad.

El recorrido

Si bien estamos operativos hace muchos años, en 2017 nos planteamos la necesidad de constituirnos bajo una figura que nos permitiera ser una entidad y no sólo un grupo de siete personas trabajando juntas.

 

Tocamos algunas puertas, leímos y charlamos, hasta que una compañera dijo “Deberíamos ser una cooperativa, en la práctica estamos funcionando como tal, porqué no averiguamos”, y así fue como coordinamos una charla con Leandro Monk, presidente de Facttic – Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnología innovación y Conocimiento. Él nos dio el primer pantallazo sobre el ecosistema cooperativo y sobre todo nos hizo LA pregunta. ¿Por qué quieren ser una cooperativa?

 

Nos llevamos esa tarea a casa, pensarnos. Reafirmamos la idea de fortalecer un camino que habíamos arrancado intuitivamente, compartir las decisiones y las estrategias que nos queríamos dar para desarrollarnos profesionalmente. Es decir, manejar el timón entre todos/as, y poder estar para sostener y potenciar el camino con compañeros y compañeras.

 

 

Así es que en enero de 2018 fuimos a la Dirección de Cooperativas y Mutuales y dimos inicio a la “era de los papeles”, leer, escuchar, escribir, presentar, corregir, volver a presentar.

 

Ese proceso nos dio un poco de ansiedad, pero también nos fue enseñando, empezamos a sentir de verdad que éramos una cooperativa en formación y como todo lo que venía lo ameritaba, armamos una oficina, nuestra base en donde trabajar y hacer las reuniones periódicas.

 

Lo más importante en este tiempo fue que la voz de cada uno/a se fue haciendo más fuerte y fuimos asumiendo un rol y experimentamos el orgullo y la responsabilidad de ser parte de este proyecto.

 

 

Mucho más que ponerse la camiseta

Finalmente llegaron los papeles y si hace un tiempo pensábamos que era un punto de llegada, hoy sabemos que es un punto de partida. Hay un circuito cooperativo consolidado y a la vez creciente, y estamos muy felices de empezar a descubrirlo.

 

La semana pasada nos visitaron compañeros de Fiqus, una cooperativa especializada en software. Ellos tienen parte de su equipo en Villa La Angostura, compartimos unas empanadas y nos contaron cómo se organizan. También volvimos a retomar contacto con Facttic para conocer el funcionamiento de la federación.

 

Hasta ahora habíamos pensado en nuestra micro organización para dar el primer paso, pero había mucho más… Hay una red más grande allá afuera, que comparte, que se visualiza en conjunto para resolver problemas y para moverse reticularmente en capacitación y trabajo.

 

 

Estamos donde queremos estar, lo entendemos como una manera de habitar el mundo con lógicas contrarias a la explotación, en las cuales somos sujetos de acción que se mueven con otros y otras.

 

Eso es mucho más que ponerse la camiseta… es fabricarla.